Literatura clásica de Japón

Existe una diferencia clara entre la prehistoria y la historia, y esta es la escritura. La historia se considera historia porque existen registros escritos de lo que sucedió hace siglos, aunque al principio estos solo cumplían funciones básicas como el registro de transacciones y el inventario de artículos. Hace 5.000 años que apareció la escritura en Mesopotamia, donde en lengua sumeria comenzaría a escribirse en tablillas. Poco tardaría la humanidad en comenzar a escribir los sucesos reales y mitológicos que nos rodeaban.

Leyendas y épicas

Fragmento del cuadro “La apoteosis de Homero” del pintor Jean-Auguste-Dominique realizado en 1827. Se encuentra en el Museo del Louvre, París.

El primer autor conocido fue la princesa Enheudanna que escribió desde la ciudad sumeria de Ur. Uno de los primeros ejemplos de literatura de la humanidad es el poema de Gilgamesh, escrito más o menos en el 2.100 a.e.c., pero sin duda la Ilíada y la Odisea serían las dos épicas más influyentes de occidente, ambas atribuidas a Homero. Tras ellas llegarían las tragedias de Esquilo, Eurípides y Sofoclés en el siglo V a.e.c y casi 500 años después, Virgilio escribiría la Eneida.

Aunque las obras de occidente nos son más conocidas, oriente también puede presumir de obras igual de importantes. Arabia fue la cuna de una recopilación de historias llamada Las mil y una noches, origen de cuentos míticos como Aladino y Simbad.

En la india se comenzaría a escribir en el siglo IX a.e.c. el Mahabharata, una épica mitológica atribuida a Vyasa, ocho veces más largo que la Ilíada y la Odisea juntas, pues contiene cerca de 200.000 versos. Valmiki rivalizaría 400 años después a esta épica con el Ramayama, donde el rey Rama se enfrenta al rey demonio que ha raptado a su esposa.

En el siglo XII a.e.c el rey chino Wen de Zhou escribiría un antiguo método de adivinación que más tarde se ampliará y conocería como el I Ching (o Libro de los Cambios), el primero de los cinco clásicos que serían recopilados por Confucio. El filosofo Lao Tsé por su parte es reconocido como autor del Tao Te King, el principal texto sagrado del Taoísmo en el siglo IV a.e.c.

Los primeros escritos de Japón

La escritura en Japón, ademas de para funciones burocraticas, nacería de los textos sagrados de China que los monjes copiaban para comentarlos y debatirlos en los monasterios de Nara (la era Nara duró del 710 al 784). Estos textos budistas que datan del siglo VIII todavía se conservan. En este periodo se produjeron las más antiguas colecciones históricas y literarias, el Kojiki (registro de asuntos internos) y el Nihon Shoki (Crónicas de Japón). Narran los origines divinos de Japón y la historia de los primeros emperadores que descendieron de los dioses, demostrando así su legitimidad, junto con historias de magia, romance y poesías atribuidas a los kami (deidades del sintoísmo).

La poesía comenzaría a ser recopilada en la antología conocida como Man’yōshū, (colección de diez mil hojas), con más de 4.500 poemas de estilo japonés escritos mayoritariamente por la corte pero con colaboraciones de todo tipo, desde soldados anónimos al mismísimo emperador. Esta antología se actualizó por última vez en el año 759. Ocho años antes se compilaría también en el Kaifūsō varios poemas de estilo chino.

La prosa del periodo Heian

La princesa Kagura volviendo a la luna, pintura de El cuento del cortador de Bambú, obra folclórica anónima del siglo X. Pintado por Tosa Hiromichi cerca del 1650.

El arte y la cultura japonesa florecieron en el periodo Heian (794-1185), llamado así porque la capital se trasladó de Nara a Heian, antiguo nombre de la actual Kioto. La literatura japonesa comenzaría a diferenciarse de la china y nacería la escritura con caracteres japoneses, sistema que tardaría en sustituir a los caracteres chinos, apreciados por la corte.

Surgirían las primeras prosas como El cuento del cortador de bambú (también conocido como El Cuento de la Princesa Kaguya, considerado la primera prosa nipona) y Historia de la dama Ochikubo, una obra similar a la Cenicienta. Un clásico de medianos del periodo Heian es Cuentos de Ise, una colección de relatos cortos que describe las supuestas hazañas de Nahinara, nieto del emperador Heizei.

Muchas damas de la corte escribían un diario en su intimidad, combinados por prosa y poesía, describiendo la vida cortesana y añadiendo opiniones propias. El más famoso es el Libro de la Almohada de Sei Shōnagon, escrito por el año 1000, abundando en comentarios sarcásticos y comentarios sobre los gustos y costumbres de la época.

La historia de Genji

Escena de la Historia de Genji de Murasaki Shikibu, pintado por un artista desconocido de la corte imperial de Kioto alrededor del 1130. Esta expuesto en el Museo Tokugawa en Nagoya, Japón.

Murasaki Shikibu, una dama de la corte que servia a la emperatriz Fujiwara no Shōshi escribiría la primera novela japonesa y la considerada primera novela moderna de la historia; la Historia de Genji, entre los años 1000 y 1012. Durante 54 capítulos narra la vida de Genji, hijo desheredado de un emperador y una malograda consorte. Esta obra concebida seguramente para otras mujeres cortesanas, obtuvo un publico más amplio y todavía se sigue reeditando (en la actualidad el texto viene con anotaciones para explicar las referencias culturales).

Ademas de la autoría de la historia de Genji, su diario; Diario de Murasaki Shikibu, también ha sido publicado y gracias a él se sabe un poco más de su vida y su rivalidad con Sei Shōnagon, debido a que Shikibu servia a la emperatriz Fujiwara no Shōshi (primogénita de Fujiwara no Michinaga, quien tenia el poder de Japón en ese momento) y Shōnagon servia a Fujiwara no Teishi (Sobrina de Michinaga).

Bibliografía

La mayoría de libros tratados en este artículo han sido traducidos e impresos en castellano. Estas obras están también traducidas al inglés, donde se pueden encontrar libros que faltan en español. Aquí tenéis la bibliografía:

  • Kojiki: Crónicas de antiguos hechos de Japón (Ed. Pliegos de Oriente, 2018)
  • El cuento del cortador de bambú (Ed. Pliegos de Oriente, 2016)
  • Sei Shonagon, El libro de la almohada (Alianza editorial, 2015)
  • Murasaki Shikibu, La historia de Genji (2 vol.) (Austral Editorial, 2010)
  • Murasaki Shikibu, El diario de la dama Murasaki (Satori, 2017)
  • (EN) The Tale of Lady Ochikubo (Routledge, 2006)
  • (EN) Tales of Ise (Penguin classics, 2016)

Un comentario sobre “Literatura clásica de Japón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s