Jinmu, el primer emperador

Grabado del emperador Jinmu, realizado por Tsukioka Yoshitoshi en 1880.

Uno de los principales motivos de que Japón sea todavía un lugar tan tradicional como exótico es porque su historia está muy poco delimitada con los mitos, mezclándose muchas veces sus leyendas en el borde de lo increíble, con los kami (los dioses del sintoísmo) guiando a la humanidad, su descendencia directa. La primera historia de la era de los hombres tras la creación del mundo y la era de los kami, es la historia de Jinmu, el primer emperador de Japón.

Lo sorprendente del emperador Jinmu es que es descendiente directo de la mismisima kami del sol, Amaterasu, como explicamos a continuación: Amaterasu fue una de las hijas del kami creador Izanagi. La megami del sol tuvo descendencia y su nieto Ninigi fue el primero que bajo a la tierra para imoner la paz de los cielos. Gobernó en la isla de Kyushu y uno de sus hijos, Hoori, se casó con Toyotama-hime, hija de Ryūjin, dios del mar. Tomayori-hime, la hermana pequeña de Toyotama se casaría con su sobrino al ser abandonado por su madre y de allí saldría Jinmu, que tendría tres hermanos; Mikenu, Inahi y Itsuse.

El viaje al este

Llamado en vida Kamu-yamato-iware-biko-no-mikoto (Jinmu es su nombre postumo) y acompañado de su hermano mayor Itsuse y un pequeño ejercito, partieron del palacio de Takachiho (en Hyuga, isla de Kyushu), donde quedaban regiones todavía en guerra, fuera de los dominios de Amaterasu. Su viaje naval fue hacia el este, donde se encontraba el centro del universo y desde donde se podría establecer una capital y pacificar el archipiélago.

Su viaje paso por los puertos de Tsukushi (provincia de Chikuzen), Toyo (Bungo), Aki (Yamaguchi) y Kibi (Okayama). Sufrieron entonces una emboscada de Naga-sune-biko de Tomi, donde hirieron a Itsute en la mano y este falleció por haber ofendido a los cielos al luchar mirando al este (con el sol de frente).

Siguieron rodeando la península de Kii hasta llegar al pueblo de Kumano, donde expuestos a un aroma ponzoñoso, Jinmu y todos sus soldados se desmayaron, hasta que un chaman llamado Taka-kuraji llegó ofreciendo una espada celestial al descendiente del sol, que despertó y empuño el arma, acabando con todas las deidades salvajes y despertando a su ejercito. Tal espada fue un regalo de los kami Amaterasu y Takagi que explicaron en un sueño del chaman donde encontrarla y a quien entregársela.

Yatagarasu, el cuervo guia

El emperador Jinmu siguiendo a Yatagarasu. Grabado de Ginko Adachi (1891).

El kami Takagi, a sabiendas de que los bosques de Yamato seguían infestados de numerosas deidades salvajes, envió un gran cuervo guía a Jinmu y sus seguidores, indicando que hacia donde ella volará, ellos la seguirian sin dudar. Ese cuervo de tres patas se llamaba Yatagarasu (Cuervo de ocho palmos de largo).

Así, siguiéndole por el rio Yoshino, Jinmu se fue cruzando con varias deidades terrenales amistosas hasta llegar a internarse en la montaña que les llevaría a Uda (justo al este de la actual Osaka). Allí vivian los dos hermanos Ukasi (E-ukasi y Oto-ukasi). Jinmu envió al cuervo para preguntarles si le obedecerían como mismísimo descendiente del cielo, pero E-ukasi disparó una flecha contra el animal, ahuyentándolo.

E-ukasi quiso emboscar a Jinmu pero no tuvo éxito reclutando a un ejercito para parar su avance, por lo que fingio sumisión y levantó un palacio en su nombre, pero con una trampa para acabar con él. Oto-ukasi, de buen corazón, contó todo el plan de su hermano a Jinmu, por lo que le obligaron a entrar a palacio y caer en su propia trampa.

El viaje continuó hasta la caverna de Osaka, donde encontraron a un gran grupo de tsuchi-gumo (arañas gigantes), a las que exigió un gran banquete y luego ejecutó al mandar a sus sirvientes seguirlas.

La capital de Kashihara

Tras someter a otros dioses y tribus salvajes, Jinmu llegó a la llanura de Kashihara, donde comenzó a construir el palacio desde donde gobernaría todo lo que hay bajo los cielos. Antes de acabar la construcción, se casó con Ahira-hime y tuvieron dos hijos; los principes Tagishimimi y Kisumimi. Sin embargo, ninguno de ellos sería su sucesor, debido a que Jinmu se casó por segunda vez con una joven que era hija de una deidad, Isuke-yori.

De este enlace surgieron tres hijos; los principes Hikoyai, Kamuyaimimi y Kamununakawamimi. Jinmu murió con 126 años de edad en el año 585 a.e.c y entonces comenzaron las traiciones por heredar el gobierno. Su primer hijo Tashigimimi se casó con la segunda esposa de su padre, Isuke-yori y comenzó a maquinar como matar a sus hermanastros más jóvenes.

La emperatriz, no podia permitir que acabaran con sus propios hijos, pero tampoco desobeceder a su esposo Tashigi, por lo que contó a sus hijos la traición que se avecinaba. El segundo hijo, Kamuyaimimi intentó matar a Tashigi mientras dormía, pero le pudo el miedo, por lo que el hermano más pequeño fué quien le dio muerte, volviéndose así el heredero del trono; Suizei, el segundo emperador de Japón.

Veneración de Jinmu

Santuario de la ciudad de Kashihara, Nara.

Jinmu, que reinó desde el 660 a.e.c. hasta su muerte en el 585 a.e.c, fue supuestamente enterrado tras 76 años de reinado en un mausoleo cerca del santuario sintoísta de la ciudad de Kashihara, fundado en el año 1889 por el emperador Meiji. En ese santuario donde se veneran como kami a Jinmu y a su esposa es donde supuestamente se situaba su palacio. Cada 11 de febrero se celebra allí la entronización del primer emperador. Ese día es festivo en Japón y se le conoce como “día de la fundación nacional”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s