¿Los samuráis usaban escudos?

Cuando pensamos en el típico caballero medieval, el legionario romano, los vikingos o los espartanos, es fácil imaginarlos portando un escudo. Estos complementos de diseño característico se han usado durante toda la historia de la humanidad y muchos se han conservado con el paso de los siglos. Desde cubrirse de las lluvias de flechas lanzadas por los arqueros hasta parar un mandoble o una lanza dispuesta a atravesarnos, estas armas defensivas han salvado innumerables vidas de guerreros en el campo de batalla.

Pero, ¿que pasa con los samuráis? El imaginario popular los dota de su característica katana para abrirse paso en grandes batallas y escaramuzas pero el escudo no es común en esta imagen que tenemos del guerrero japonés. ¿Existían pero no eran comunes o es que no usaron escudos en toda su historia? Aqui daremos una respuesta a esta pregunta.

El escudo en la antiguedad

Figuras haniwa de soldados usando escudos. Fuente desconocida.

Historias dinásticas chinas dejaron constancia de que en Japón se utilizaban escudos por el siglo III, en el periodo Kofun. En esa era se dejaron varios túmulos donde se han podido encontrar figuras de arcillas llamadas haniwa representando a soldados con escudos de mano; placas rectangulares de metro y poco de alto por unos 50 centímetros de ancho y curtidos en cuero y cubiertos en laca. Se utilizarían hasta finales del siglo VII.

Poco a poco los escudos de madera se harían mas comunes, pero los japoneses perdieron el interés por los escudos de mano, viendo que no eran lo mas cómodo de portar en mitad de una batalla y su utilidad cambio con el paso del tiempo.

Tate: escudos estacionarios

Desde el periodo Nara, comenzaron a utilizarse escudos como protección individual pero en lugar de llevarlos encima constantemente, estos se clavaban en el suelo con estacas que los mantenían de pie y se usaban a modo de barrera móvil (muy similar al plueto o pared andante que usaron los romanos y posteriormente los guerreros medievales de Europa). El tamaño de este escudo llegaba a la altura de los ojos y anchos como los hombros de una persona.

Escudos de madera en una escaramuza de arqueros. Fuente desconocida.

Aun se utilizaba laca para prolongar la vida útil de estas placas de madera y apenas se decoraban con el emblema del clan. Eran portables aunque incomodos pero en caso de retirada podia proteger al samurái de la lluvia de flechas que le venia por detrás.

Aunque esto era suficiente para protegerse de arqueros que atacaban desde la retaguardia, en el siglo XVI los portugueses introdujeron los arcabuces de pólvora en Japón, cuyas balas de hierro atravesaban la madera sin problemas. Para minimizar los daños, comenzaron a usarse barreras de paja mojada delante que servían para ralentizar una bala lo suficiente para no caer al primer disparo.

Taketaba: escudos de bambú

Grandes señores de la guerra como Oda Nobunaga comenzaron a usar la pólvora frecuentemente en sus batallas, dándoles una ventaja importante frente a sus enemigos, por lo que la madera comenzó a ser inútil en el campo de batalla. Entonces se encontró una solución más efectiva: el bambú enrollado.

Diversos rollos de bambú unidos en una pared y con huecos para poder disparar desde tras de forma segura comenzaron a ser frecuentes en los campos de batalla. Estos se montaban incluso en plataformas mobiles para asegurar el avance de los arqueros y arcabuceros.

Samuráis con escudos de madera y bambú. Imagen extraída del blog Weapons and Warfare.

Los escudos protectores de la armadura

Samurái con armadura y un horo. Obra de Utagawa Kuniyoshi (1861).

La armadura samurái al contrario que la europea, esta formada por placas de metal o madera laqueada pequeñas y superpuestas, atadas con cuero para ofrecer protección y flexibilidad, muy similar a las escamas de un reptil. En la antigüedad el samurái se asociaba mas a la de un jinete armado con un arco que a un soldado con espada a pie.

Por ello las armadura estaban dotadas del Osode (también llamada sode), placas inflexibles protectoras del brazo, antebrazo y espalda de las flechas que volaban hacia el samurái. Las piernas por su parte estaban protegidas por el kusazuri, placas que formaban una especie de faldón. El diseño de esta armadura varió muy poco con el paso de los siglos.

La protección más llamativa del samurái sin duda es el horo. Es una capa de casi dos metros envuelta en un armazón de bambú o mimbre llamado Oikago. Al ponérselo en la espalda y cabalgar, el horo se llena de aire y sirve como bolsa protectora para parar las flechas que puedan venir por la espalda o los costados.

Esta capa usada por los samuráis montados se usa desde el periodo Kamakura y es exclusiva de la élite del ejercito, como los generales y sus soldados más cercanos. También podia ser usado por mensajeros en mitad del campo de batalla aunque eran trofeos preciados por el bando enemigo.

Bibliografía

  • William E. Deal, Handbook to Life in medieval and early modern Japan (Oxford University Press, 2006)
  • Thomas D. Conlan, Armas & técnicas bélicas del samurái (Libsa, 2009)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s