Takeda Shingen, el tigre de Kai

Takeda Shingen, pintado por Utagawa Kuniyoshi (1843- 1847)

El periodo de los estados combatientes (también llamado Sengoku Jidai) fue uno de los más violentos y caóticos de la historia de Japón, llena de daimios (grandes señores) combatiendo por conquistar el territorio vecino y así expandir las fronteras de sus clanes. El poder real se le arrebató al emperador y el Shogun era el gobernante militar de todo el país ostentando el poder real.

Durante todo el periodo Muromachi (1338 – 1573), la llanura a los pies del monte Fuji estuvo gobernada por el clan Takeda y su expansión fue gracias a uno de los daimios más poderosos de la época; Takeda Shingen. Su maestría en el campo de batalla, el uso característicamente agresivo de la caballería en batalla y su interés por la calidad de vida de su pueblo y sus vasallos le convirtieron en una figura tan reconocida en todo el país como temida por sus enemigos.

En esta entrada resumiremos la vida y trayectoria de Shingen, los clanes a los que se enfrentó y el motivo de que sea una de las figuras históricas más famosas de Japón. Sus batallas serán resumidas, a la espera de expandirlas en un futuro artículo del blog.

Breve historia del clan Takeda

El origen de los Takeda viene del clan Minamoto, ganador de la guerra Genpei e instaurador del primer shogunato. Minamoto Yoshimitsu (del mismo linaje que el primer shogun, Minamoto Yoritomo) fue recompensado por sus servicios en la guerra Gosannen (1083-1089) con la provincia de Kai. El hijo de Yoshimitsu; Yoshikiyo, decidió crear su propio linaje usando un nombre familiar nuevo: Takeda (武田 – Campo de bambú o Campo del guerrero) y un mon (emblema familiar) nuevo cuya forma son cuatro diamantes puestos como si fueran uno más grande y que representan el viento, el bosque, el fuego y la montaña.

El lema del clan Takeda:
Veloz como el viento,
silencioso como el bosque,
destructor como el fuego,
firme como una montaña.

En el año 1221, durante la rebelión Jōkyū, el emperador retirado Go-Toba intentó restaurar el gobierno imperial derrocando al shogunato. Takeda Nobumitsu luchó contra las fuerzas del emperador y por su lealtad fue nombrado Shugo (gobernador) de la provincia de Aki, naciendo así una segunda rama Takeda, que mantendría el poder hasta que el clan Mori liderado por Mori Motonari les derrotó tras varias batallas entre 1516 y 1541.

La provincia de Kai, que siempre ha sido la principal del clan, estuvo controlada por varias generaciones Takeda hasta llegar a Takeda Nobutora (nacido en 1493), que a inicios del siglo XVI defendía sus tierras de otros dos clanes situados del sur, los Imagawa y Hojo, que se aliaron en 1535 para atacar a los Takeda. Tuvo la suerte de que los Hojo se retiraron al percatarse que su provincia estaba siendo atacada por el clan Uesugi, mientras que los Imagawa entraron en guerra civil tras la muerte de su daimio.

Nobutora ayudó a Imagawa Yoshimoto (hermano del anterior daimio Imagawa) a ganar la rebelión y le ofreció la mano de su hija mayor en matrimonio como alianza para proteger el sur de Kai. Tras ello, se dirigió a expandir su territorio hacia el norte, la provincia de Shinano, gobernada por varios clanes menores. A esta campaña le acompañaría su primogénito y protagonista de esta historia, Takeda Harunobu.

El ascenso al poder de Harunobu

Takeda Shingen por Tsukioka Yoshitoshi (1885)

Takeda Shingen nació el 1 de diciembre de 1521 bajo el nombre de Takeda Katsuchiyo y algo más tarde recibiría el nombre formal de Harunobu. Con apenas 15 años, fue bautizado como samurái y participó junto a su padre en una campaña contra Hiraga Genshin en la batalla de Un no Kuchi (1536) al sur de la provincia de Shinano. Con apenas 15 años, el joven aprovechó una nevada para asediar a su enemigo con apenas una tropa de 300 hombres, demostrando una habilidad asombrosa para la estrategia y logrando su primera victoria.

Fue a entregarle la cabeza del comandante enemigo a su padre, pero Nobutora le gritó por actuar de forma impulsiva y prefirió centrarse en su otro hijo, Nobushige. Al descubrir que su padre, que le despreciaba abiertamente quería apartarle del trono a favor de su hermano pequeño, el joven Harunobu entró en acción y se hizo con el control del clan Takeda en 1540, desterrando a su padre a la provincia de Suruga y permitiendo a su hermano Nobushige quedarse si le juraba lealtad como nuevo daimio del clan.

Antes de alcanzar ese puesto de poder, Harunobu ya se había casado con una aristócrata apodada Sanjō al cumplir los 16 años y tuvo a su primogénito llamado Yoshinobu en el año 1538. Tres años después nacería su segundo hijo Nobuchika, que era ciego y por ello no pudo ser un vasallo y luchar. Consta que durante toda su vida tuvo 6 hijos varones y 5 hijas.

La conquista de Shinano

Sus primeros pasos fueron la expansión de su territorio fijándose en la provincia de Shinano, al norte de Kai y cuyos dominios eran compartidos por varios clanes. Las primeras batallas sucedieron en 1541 con el asedio del castillo de Uehara, gobernado por Suwa Yorishige, donde Harunobu conocería a Suwa Goryonin (Koihime), hija de Yorishige a la que convertiría en su concubina y con la que tendría su tercer hijo; Takeda Katsuyori, en el año 1546.

Mapa de las provincias de Kai (territorio Takeda) y Shinano en 1540. En orden de conquista: Clan Suga (amarillo), Takato (verde), Shiga (gris), Ogasawara (naranja), Murakami (Morado) y Kiso (azul). El clan blanco del norte es el clan Uesugi.

Tras conquistar el territorio del clan Suga, Harunobu llevó a sus tropas contra clan Takato y su daimio; Takato Yoritsugu, al que derrotó en 1545 haciéndose con sus castillos y dos años después quemó el castillo de Shiga gobernado por Kasahara Kiyoshige, tras varios intentos de asedio.

Al norte de la provincia se hallaba el territorio de Murakami Yoshikiyo, líder del clan Murakami, considerado el más fuerte de Shinano, que viendo como su territorio corría peligro usó armas de pólvora importadas de china para dañar las cargas del ejercito Takeda. La batalla de Uedahara en 1548 fue la primera derrota de Takeda Harunobu y antes de proseguir, tuvo que vencer al clan Ogasawara (llevado por Ogasawara Nagatori) al oeste de la provincia, evitando así una posible alianza de sus enemigos, aunque tardó dos años en someterlos.

En 1551, Harunobu adoptó el nombre budista de Takeda Shingen, con el que se le conoce hoy en día. Inició un asedio contra el castillo de Katsurao del clan Muramaki y aguantó sin descanso hasta que se hizo con él en 1553, haciendo que Yoshikiyo huyera al norte, a la provincia de Echigo. El último trozo de la provincia que conquistó fue el del clan Kiso de Kiso Yoshiyasu en 1554.

Takeda Shingen contra Uesugi Kenshin

Echigo estaba gobernada por aquel entonces por Uesugi Kenshin, daimio del clan Uesugi, que decidió enfrentarse a la potencial amenaza que resultaba Shingen y su ejercito en las conocidas cinco batallas de Kawanakajima que duraron más de una década. El nombre viene una llanura situada al norte de la provincia de Shinano, entre los ríos Saigawa y Chikumagawa, al norte del castillo Katsurao.

En agosto de 1553 los ejércitos de ambos clanes combatieron por primera vez. Los Uesugi levantaron nuevos castillos al norte creando una frontera muy difícil de penetrar. Un segundo intento de conquista en 1555 acabó en tregua tras meses de estancamiento y dos años después Shingen logró asediar y destruir el castillo de Katsurayama, aunque acabó retirándose de nuevo ante el poder de su rival.

La más dura y conocida fue la cuarta batalla de Kawanakajima en septiembre de 1561 y se recuerda como una de las batallas más importantes de la historia de Japón, sobretodo porque se dice que en esa batalla, Takeda Shingen fue directamente atacado por Uesugi Kenshin que logró llegar al campamento donde estaba organizando la batalla. Kenshin atacó con su espada y Shingen se defendió con el Tessen (abanico de guerra).

La cuarta batalla de Kawanakajima, obra de Katsukawa Shuntei e Hiroshige (1845)

Ambos sobrevivieron al encuentro y una última batalla en 1564 le otorgó a los Takeda por fin el control de toda la provincia de Shinano. La rivalidad de los dos daimios fue legendaria pero lejos de odiarse el uno al otro, es sabido que se intercambiaban cartas y regalos. Shingen llegó a darle a Kenshin su mejor katana y ambos se sentían agradecidos de tener un rival tan digno al que enfrentarse.

Una de las anécdotas más conocidas es el tráfico de sal de Kai. En aquella época era muy difícil obtener y conservar sal y al no tener costa, los Takeda debían conseguirla a través de los territorios de los Hojo e Imagawa, que en un momento dado le cortaron el suministro. Al enterarse Kenshin de ello, le escribió a su rival: “Las guerras se deben de ganar con espadas y lanzas, no con arroz y sal“, permitiéndole conseguir sal a través de su territorio.

La lucha por Suruga, a los pies del monte Fuji

Shingen había logrado lo que su padre no pudo, ampliar el territorio de los Takeda más allá de Kai. Mientras peleaba en Kawanakajima, entró en una triple alianza con Imagawa Yoshimoto (ofreciendo a Yoshinobu, su primogénito a una de las hijas de Yoshimoto) y Hojo Ujiyasu (ofreciendo a su hija Obai-in a Hojo Ujimasa, hijo del daimio Hojo Ujiyasu), no solo para estabilizar el este de Japón, sino para permitir a los tres clanes tener cubiertas las espaldas y poder centrar sus recursos en expandir sus territorios.

Esto motivó a los Imagawa a dirigirse al oeste, hacia la capital para conquistarla pero se topó con un joven daimio llamado Oda Nobunaga, que en contra de todo pronostico, acabó con la vida de Yoshimoto en la famosa batalla de Okehazama en el año 1560. Las provincias de Suruga y Totomi, donde pertenecían los Imagawa, fueron heredadas por el inexperto hijo de Yoshimoto, Imagawa Ujizane.

Monte Fuji visto desde Katakura, Suruga. Obra de Hokusai (1830).

Shingen planeó entonces conquistar el territorio de su fallecido cuñado (la mujer de Yoshimoto era Jōkei-in, hermana mayor de Shingen) pero a su hijo Yoshinobu no le gustó la idea, acabando por suicidarse por seppuku en 1567 al no estar de acuerdo con la decisión de su padre. Shingen se aliaría en siguiente año con Matsudaira Ieyasu (Tokugawa Ieyasu) para conquistar y repartirse el territorio Imagawa, quedándose los Takeda con la provincia de Suruga y los Matsudaira con la de Totomi.

La invasión fue rápida y en el año 1568 el clan Imagawa desapareció. Por desgracia, el clan Hojo no estuvo de acuerdo con perder ese territorio potencial y rompió su alianza con los Takeda, entrando ambos grandes clanes en guerra. El clan capitaneado por Hojo Ujiyasu se enfrentó a Shingen durante el asedio a Odawara en 1569 y aunque los Takeda fueron expulsados, no se fueron sin antes prender fuego a la villa. Takeda Katsuyori, el tercer hijo de Shingen, luchó en el castillo de Kanbara con éxito.

Ujiyasu al final logró hacer las paces con los Takeda y los Uesugi, aceptando que Suruga pertenecía al territorio de Shingen y ofreciendo en matrimonio a su hija Hojo Masako a Takeda Katsuyori. Ujiyasu murió poco después, dejando a su heredero Hojo Ujimasa en una situación bastante favorable para gobernar, tras hacer las paces con su poderoso enemigo.

Rumbo a la capital, el último viaje de Shingen

El shogunato Ashikaga que gobernaba Japón en ese momento estaba encabezado por el 15º shogun; Ashikaga Yoshiaki. Este temía el poder de Oda Nobunaga que había entrado en la capital y pidió a Shingen (y a otros daimios) ayuda para derrotar a tal formidable enemigo. Shingen vio una oportunidad no solo de gobernar las provincias del clan Oda, sino el país entero volviéndose el siguiente shogun si llegaba a Kioto y destruía a los débiles Ashikaga.

En 1572 inició la gran campaña contra los Oda, pero primero debía encargarse del pequeño clan Tokugawa, aliados con Nobunaga. Envió a su hijo Katsuyori a invadir el castillo de Futamata en Totomi para ver si era un general capaz. Tokugawa Ieyasu perdió Futamata en enero de 1573 y aunque tenia un espíritu luchador, se vio en problemas al ver como el masivo ejercito de Shingen alcanzaba el castillo de Hamamatsu (capital de los Tokugawa), asi que decidieron defenderla, iniciando así la batalla de Mikatagahara, el 23 de enero de 1573.

Batalla de Mikatagahara. Obra de Utagawa Yoshitora (1874).

Aunque Ieyasu perdió casi a todos sus hombres en combate, logró engañar a los Takeda para que no atacaran Hamamatsu dejando las puertas abiertas y confundiendo al enemigo sobre si era una trampa o no. Aunque el clan Tokugawa parecía destinado a desaparecer en cuestión de semanas, el destino sorprendió a ambos clanes con la inesperada muerte de Takeda Shingen, el 13 de mayo de 1573.

Sus motivos se debaten todavía; muchos dicen que estuvo gravemente enfermo por neumonía o tuberculosis, que una herida antigua se le complicó o incluso que un tirador Tokugawa logró acertarle al infiltrarse en su campamento. Fuese como fuese, los Takeda habían perdido a su preciado comandante, algo que se intentó mantener en secreto al principio para seguir propagando el miedo en sus enemigos, aunque la verdad acabó saliendo y su hijo Katsuyori heredó oficialmente el clan.

El legado de los Takeda

Reproducción histórica de la armadura de Takeda Shingen. Fotografía hecha por Anthony Turba.

El cuerpo del poderoso Shingen fue quemado tras su muerte en el templo Erin y su padre; Takeda Nobutora (exiliado en Suruga desde la juventud de Shingen) acudió al funeral invitado por su nieto. Se dice que el gran rival de Shingen, Uesugi Kenshin lloró la perdida de Shingen al enterarse de lo sucedido.

Katsuyori seguiría los planes de su padre de llegar a la capital, capturando en 1575 el castillo de Akechi (del clan Oda) y el Taketenjin (del clan Tokugawa), pero comenzó a tener dificultades para capturar los castillos del clan Tokugawa cuando Nobunaga comenzó a enviar refuerzos. Diezmaron a los Takeda en la batalla de Nagashino de 1575 y más tarde en la batalla de Tenmokuzan de 1582, donde Katsuyori cometió seppuku junto a su mujer y a su hijo. El clan Takeda desapareció en ese momento de la historia.

En la actualidad se realiza en la ciudad de Kōfu el festival Shingen-ko para celebrar su legado, celebrándose durante tres días a inicios de Abril. Está incluido en el libro Guinness de los records como la reunión de samuráis más grande, con más de 1000 participantes vestidos como verdaderos guerreros de la época.

Takeda Shingen es uno de los samuráis más conocidos de la historia de Japón y ha salido en multitud de obras por ello. La película de Akira Kurosawa; Kagemusha, una de las más ambiciosas del director, se basa en la legendaria rivalidad entre Takeda Shingen y Uesugi Kenshin. También protagoniza la película Heaven and Earth de Haruki Kadokawa y su personaje y clan salen en numerosos videojuegos como Total War: Shogun 2 o Sengoku Basara. Su característica armadura se puede conseguir en otros títulos como Ghost of Tsushima o NioH.

Bibliografía

Un comentario sobre “Takeda Shingen, el tigre de Kai

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s