Bushido, el camino del samurái

La edad media es una de las etapas de la historia más conocida gracias al imaginario popular. Todos tenemos una ligera idea de que el mundo estaba cubierto de majestuosos castillos de piedra, nobles caballeros peleando en justas y campesinos arando los campos de su señor. Habrá quien pueda hablar durante horas de este tema o habrá quien se crea que los dragones existieron y fueron una de las mayores amenazas que azotó la humanidad (aunque no tanto como la ignorancia), pero si algo ha permanecido en nuestras mentes es el concepto del “código de caballería”.

Los caballeros son figuras romantizadas hasta el hastío gracias a la cantidad de leyendas, cuentos populares y películas basadas en es concepto. El rey Arturo, Ricardo Corazón de León, El Cid campeador o incluso Don Quijote de la Mancha son caballeros conocidos, nobles y valientes que nunca se apartan del camino de la justicia para defender sus ideales o a los más débiles. A su vez, si hay otra figura histórica conocida por su honor y su estricto código ético, es sin duda el samurái, el guerrero japonés.

¿Qué es el Bushido?

Bushido 武士度 se traduce del kanji directamente como “el camino del guerrero”, y se entiende como un estricto código moral y ético que no solo dirige al samurái en plena batalla, sino también le sirve de guía en tiempos de paz. El honor, el deber, la valentía y el coraje son elementos que aplicamos incluso a los japoneses de hoy en día, siendo una sociedad tan trabajadora y seria, pues casi sin dudarlo entendemos que los descendientes que esos dignos guerreros sigan su forma de pensar y la apliquen en la actualidad.

El termino Bushido no aparecería escrito en la historia hasta el pacifico periodo Edo, después de la era de los estados combatientes. El termino identifica los valores e ideales colectivos de la clase militante que gobernaba Japón, pero no existía ningún código samurái oficial ni había una regulación por parte del shogunato Tokugawa, pues surgió de los mismos samuráis justificando su existencia en este mundo. Este código se compone de siete preceptos o virtudes:

Las siete virtudes del bushido

義 (Gi) – Justicia

El precepto más poderoso del código del samurái. Guiados por la rectitud que sale de nosotros, entendemos que nuestras decisiones y acciones solo pueden ser justas o injustas, no existe el termino medio.

勇 (Yu) – Coraje

Desde la niñez se enseña con pruebas de valor y responsabilidad, para poder obtener una vida plena y no vivir con el miedo perpetuo, algo a lo que no se le puede llamar vivir. La valentía no debe ser ciega, sino inteligente y prudente.

仁 (Jin) – Benevolencia

Considerada una virtud principesca que busca el bienestar de los demás, la compasión afirma que los valerosos son los más tiernos y que amar es de audaces. Se dice que la rectitud en exceso lleva a la rigidez, pero la compasión sin medida a la debilidad.

礼 (Rei) – Respeto, Cortesía

Si hay algo que hacer, hay un modo óptimo para hacerlo y eso defiende la cortesía. Es la etiqueta la que predomina este precepto (la ceremonia del té, por ejemplo). Incluso delante del enemigo el samurái debe ser cortés, pues ese buen trato predominará.

誠 (Makoto) – Honestidad

Sin ella, la cortesía es puro teatro. Prometer o jurar es un desprecio al honor, pues hablar y hacer es lo mismo para un verdadero samurái. Mentir es signo de debilidad, incluso en el engaño con buenas palabras, usado por políticos y comerciantes.

名誉 (Meiyo) – Honor

La virtud más importante del samurái, pues la reputación es la parte inmortal que poseemos. Las decisiones que tomamos son un reflejo de quienes somos. Por otro lado, la vanagloria del honor puede hacernos valorar la fama sobre el conocimiento o la riqueza.

忠義 (Chugi) – Lealtad

El último precepto. El individualismo de Occidente destaca contra el interés familiar y jerárquico del bushido. Esta responsabilidad para aquellos bajo el cuidado de un samurái o a su vez para los superiores del mismo, debe llegar a defenderse con la vida.

La realidad histórica del bushido

Como se ha dicho antes, el término apareció en el periodo Edo, una época de paz donde la gente hablaba de las grandes hazañas de sus antepasados y se glorificaba a los héroes que unificaron el país y combatieron lealmente por su señor y su clan. Muchos de los escritos dejados en la historia han sido exagerados y romantizados para atraer más la atención del publico y el éxito del teatro Kabuki donde se representaban obras de héroes atemporales ayudó a formar esta imagen del samurái.

Miyamoto Musashi, obra de Kuniyoshi

La relación entre su samurái y su señor no era muy distinta a la de un caballero europeo con su rey. Su principal motivación para servirle es el deber o giri, como se dice en japonés. Se puede definir como la obligación social del guerrero para con su señor. ¿Entonces el samurái histórico no buscaba el honor? Es una pregunta algo difícil de contestar. De hecho, los valores de los samuráis han fluctuado en distintas épocas: los guerreros del periodo Heian se preocupaban por el honor familiar, seguido por la lealtad a su señor y su beneficio personal y la era Muromachi se llenó de ambiciosos guerreros que adquirían tierras y consolidaban su poder en un estado tan fragmentado.

Sería en el periodo Edo compuestos por dos siglos de paz, cuando los guerreros comenzaron a filosofar sobre su sentido y su valor en un mundo sin guerra. Los ideales confucianos que se basan en una recta estructura social y el Shinto que enseña a respetar todo cuando nos rodea para no alterar el orden de los Kami, siempre han guiado a la forma de pensar de los japoneses y estos ideales adquieren todavía más fuerza a partir del siglo XVI. Muchas personas han colaborado en definir el bushido:

Miyamoto Musashi escribió El libro de los cinco anillos, detallando como manejar una espada y actuar correctamente como un guerrero. Yamaga Soko enfatizó posteriormente el deber social del samurái en esa era de paz, proponiéndolo como modelo a seguir para llegar a una sociedad harmoniosa. Yamamoto Tsunetomo escribió en el Hagakure que solo un samurái que estuviera dispuesto a morir por su señor estaría preparado. Para finales del siglo XIX estos guerreros de élite estaban atrapados en un título simbólico pero sumidos en la pobreza y sin poder real, desapareciendo al llegar la restauración Meiji.

Inazo Nitobe fue hijo de un samurái y vio la extinción de esta clase social a finales del periodo Meiji. Fue un estudioso que estudió en el extranjero y se volvió un diplomático reconocido. En el año 1900 escribió Bushido, el alma del guerrero para explicar la forma de pensar japonesa que había hecho a su país tan grande. Sin embargo, este libro fue escrito para los occidentales y muchos japoneses criticaron este escrito tan pretencioso, pues esto daba una falsa idea del samurái fuera de Japón. Las siete virtudes del Bushido fueron recopiladas por Nitobe.

El legado del Bushido

Muchas artes marciales han aceptado estas virtudes para guiar a sus aprendices y durante la segunda guerra mundial el ejercito japonés utilizó este código para hacer de sus soldados algo a lo que temer, motivándolos a no temer a la muerte y a atacar al enemigo a costa de su propia vida, surgiendo así los kamikazes, aviadores que se estrellaban contra el enemigo sacrificándose por un bien mayor.

Este código ético ha cogido popularidad por parte de la población que lo usa como una guía para tener una vida más estoica, al seguir virtudes objetivamente buenas sin recurrir a textos sagrados y mandamientos bíblicos. Ser leal a uno mismo y a los demás, dar tu palabra y actuar no solo por beneficio propio son conceptos fáciles de comprender sin tirar el dinero en un supuesto libro de autoayuda. Intentar aplicar estos preceptos honestamente puede dar más calidad de vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s